jueves, 25 de marzo de 2010
Luces del más allá/La mariposa
La noche se levanta cada día, cubriéndonos con su manto de oscuridad. Luces etéreas se despiertan con ella y iluminan pequeños recovecos de su vasto dominio. La reina a veces se deja ver en todo su esplendor, pero la mayoría de las veces se oculta detrás de una sombra, dejando ver partes de ella pero casi nunca en su totalidad. En aquel reinado, los sirvientes son almas que una vez fueron corpóreas en algún lugar del universo y que una vez separadas de sus cuerpos se presentan ante la reina. Ella decide el lugar que ocuparán en el espacio, su grado de importancia, y les otorga una parte de su luz para que iluminen los lugares más oscuros. Esa luz que se les otorga se va apagando con el tiempo y una vez desaparece, el alma que la poseía se desvanece y se convierte en polvo estelar. Y la reina debe sustituirla inmediatamente para que los agujeros negros no se apoderen del vacío creado.

Cuando la noche llega, una batalla se libra en el cielo, sobre nuestras cabezas, pero una vez llega el día, el rey pone fin a la guerra iluminando con la luz más grande que existe todo el universo. Sin ellos, tal vez nuestro planeta ya habría sido engullido por uno de esos agujeros. ¿Pero eso a quién le importa?

Historias fantásticas que nos cuentan de pequeños, para que nuestras diminutas mentes hagan volar la mariposa de la imaginación. Y que se vaya muy lejos, haciéndose cada vez más grande, llegando más allá del cielo. Pero una voz interior nos dice que no volverá y entonces queremos seguir siendo pequeñitos, como Peter Pan. Pero es que esa mariposa acaba de reunirse con las almas de nuestros antepasados, y se va a quedar con ellos para siempre, hasta que tal vez, un día, vayamos a buscarla.

Diego

A día de hoy...

Día 10 de noviembre de 2010: Siguen las mini-entradas. Diego

Let's make this happen recomienda